domingo, 23 de septiembre de 2012

Red Velvet



Dicen que el amor es ciego, ciego y sordo diria yo. Por que cuando te enamoras no ves nada, no escuchas nada, vamos que estas entontuna perdida.

Aunque los otros sentidos parece que despiertan. El olfato por ejemplo. Simplemente con que pase por tu lado alguien con el mismo aroma que tu amado, basta para sentir su presencia. El tacto. Un pequeño roce en la piel y todo el vello se eriza. Y por no hablar del gusto.
Y por que estoy hablando de amor, os preguntareis? Es que la Bego se nos ha enamorado? 
Nooooo. Es por la receta de hoy. 
La primera vez que vi un Red velvet fue en unos cupcakes de Alma Obregón. Podéis imaginar lo que llamaron mi atención, teniendo en cuenta que el rojo es mi color favorito.
Pero parece ser que este dulce es típico de San Valentín. Por eso todo este royo del amor y los sentidos.
Yo empece mi blog en Mayo, así que hasta Febrero no sabia si podría esperar tanto.
Y no he podido esperar. Ayer lo probé por primera vez. Delicioso. Es un bizcocho de chocolate muy suave, vamos que para los que el chocolate nos cansa un poco como a mi, va genial.
Y por que ayer? Pues por que ayer hice un curso en Decake y el bizcocho que se preparo era un Red velvet. 
Me dieron un pedacito muy pequeñito y apenas probé una esquinita. Preferí guardarlo para que lo probaran los demás en casa.
Pero mi marido que estaba fuera esperándome en el coche, pensó que era todo para el y se lo comió de un bocado.
Hoy hice uno en casa. Se ha roto al sacarlo del molde. Tenia que haber esperado a Febrero.
No lo he rellenado ni decorado. Me queda pendiente para la próxima vez, quizás para mi cumpleaños que viene pronto, ya veremos.
Vamos con la receta.
Para el bizcocho:
200 gr. de azucar.
180 gr. de mantequilla sin sal.
2 huevos tamaño M
250 ml. de suero de leche*
1 cucharada de esencia de vainilla.
250 gr. de harina.
Una pizca de sal.
1 cucharada de cacao en polvo puro.
1 sobre de levadura quimica.
colorante rojo.

Como obtener el suero de leche:
250 ml de leche entera.
2 cucharadas de limón o vinagre de sidra.
una gasa de algodon o una tela fina o un filtro de cafetera de papel.
Ponemos la leche y el zumo de limón o el vinagre en un cazo en el fuego. Cuando empiece a hervir, lo retiramos y colamos, retirando el requesón y dejando el liquido que debera medir 250 ml.

Preparación:
Precalentamos el horno a 180º.
Batimos la mantequilla con el azucar hasta que quede una masa cremosa y blanquecina. 
Añadimos los huevos uno a uno sin dejar de batir.
Y ponemos la vainilla y el colorante y volvemos a mezclar.
Tamizamos la harina, la levadura, la sal y el cacao.
Ponemos el la mezcla anterior la mitad del suero de leche, batimos y ponemos la mitad de la harina. Batimos solo hasta que se integre. Añadimos el resto del suero, batimos y luego toda la harina y volvemos a batir.
Engrasamos un molde y ponemos la masa. 
Horneamos unos 40 - 45 minutos o hasta que la aguja salga limpia.
Dejamos enfriar. Desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla del reves. (la parte de arriba del bizcocho sobre la rejilla).



Esta es la tarta que se decoró ayer en el curso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encanta que dejes tu opinion. Las leo todas.